Como cada año las calles de Detroit se han llenado de coches clásicos para celebrar, la que se ha convertido, en la cita más importante del verano. El Woodward Dream Cruise puede enorgullecerse por atraer a millones de personas de todo el mundo para lucir sus modelos.

Todo empezó con la finalidad de recaudar dinero para un campo de fútbol en Ferndale, Michigan. En agosto de 1995 se realizó la primera carrera, con un deseo nostálgico de  Nelson House  y unos voluntarios, de recuperar los momentos en los que los jóvenes de los años 50 y 60 unían música y acero para recorrer lo que fue la primera autopista de EEUU, la Woodward Avenue.

Desde entonces, esta concentración no ha hecho sino crecer en participación, pasando de 250.000 personas en aquella primera ocasión hasta 1.5 millones de las últimas ediciones.

Un evento alrededor del cual, se organizan múltiples actividades y  durante las que organizaciones benéficas locales, venden productos y bebidas oficiales de Dream Cruise.

El pasado 17 de agosto se celebró la 25 edición de la carrera. Todos los amantes de los coches se reunieron para exhibir y recrearse con los coches procedentes de todas partes del mundo.